inicio
 

 

principal
 
 
   
 


COLECCIÓN DE LA FAMILIA DEL ARTISTA


Lugar: Museo Gurvich
Ituzaingó 1377, Montevideo, Uruguay
Salas 5 y 6 Primer piso

Curaduría: Cristina Rossi

En los años 2010 - 11, una importante muestra de los trabajos de José Gurvich recorrerá distintos países.

Para este fin han sido seleccionadas importantes obras del período constructivo, de los años 60, obras sobre temas bíblicos y judaicos, a las que se suman obras realizadas en NY. Toda la maestría y la imaginación de un creador incansable, estará a disposición del público uruguayo.

La base de esta exposición itinerante es la Colección de la Familia Gurvich que hoy se expone en el museo y que se verá enriquecida para el exterior, con obras pertenecientes a importantes colecciones privadas así como con esculturas en cerámica.

El Mundo Fantástico de José Gurvich, se inicia en esta oportunidad, con una tabla de gran formato Carta al hombre realizada en 1967, se trata de una magnífica madera de grandes dimensiones realizada en tonos tierra. Allí está presente la totalidad de la experiencia de ser humanos y de vivir, la trama de los sentimientos y las relaciones entre los hombres. Las figuras son pequeñas y están agrupadas con sentido temporal a la manera de Gurvich superponiendo relatos y lecturas.

Luego del impacto de esta obra, universal en su tema y discurso plástico, la muestra se dividirá en los períodos creativos más relevantes.

Importantes obras del período constructivo, en el que las espirales, que fueron para Gurvich un desafío técnico e intelectual tratado con solvencia siempre, tienen cuatro excelentes exponentes. La maestría se evidencia en el tratamiento formal, en los desafíos implícitos en el despliegue de tonos y semitonos, en el uso de los colores puros, en la estructura y profundidad, en el dominio del dibujo, de la composición así como en la espiral insinuada apenas por la luz central de una estructura aparentemente simple.

Completan la serie un constructivo libre de gran formato y una serie de obras exquisitas, como Hombre construido en rojo, 1960. Óleo / madera, 48 x 29 cm.; Constructivo, c. 1961. Óleo/cartón, 41 x 51 cm.; Composición en espiral, 1960. Óleo/madera, 82 x 105.

Esta serie finaliza con una obra fundamental para la comprensión de los caminos que Gurvich transitaría: en Los ciegos, realizada a su regreso de su primer viaje al exterior, en el que recorrió Europa y visitó Israel por primera vez en el año 1957.

"La obra maestra de Bruegel La Parábola de los ciegos del Museo Nápoles hizo particular resonancia en Gurvich -los tres ciegos se transformaron en un tema recurrente desde 1956 hasta 1969 con sus telas de Pogroms. En todas las interpretaciones de Gurvich, los ciegos retoman los personajes del folclore ruso de Chagall, de sus tempranas reminiscencias de su Vitebsk natal. El primer trabajo en esta exposición (MI cumpleaños) fue pintado el 5 de enero, el día de su cumpleaños Nº 27, como lo indica la hoja de calendario abajo a la derecha. Esta exquisita y detallista obra, recuerda los maestros flamencos, caracterizando los tres ciegos con sus largas barbas y pesados abrigos, uno cargando un violín y el otro cojeando con una pierna de madera. El artista recién había llegado a Montevideo de su primer viaje al extranjero y se instaló en el Cerro. Desde su nueva casa podía ver el edificio del frigorífico Swift, los barcos y botes de la bahía, como los pinta en esta obra.
El plano está dividido en tres bandas paralelas y el horizonte es cerrado en su borde superior por una gran botella y tres cascarones de huevos dándole al conjunto un humor surrealista. La playa en el fondo incluye motivos de naturalezas muertas estimadas por Gurvich: el diario El Día; un reloj despertador; un pez y una jarra con flores. El gran utensilio de cocina y la joven durmiente rompen la escala mientras los tres ciegos, en proporciones más pequeñas, caminan entre gallinas picoteando y objetos gigantes. Como se puede ver, el trabajo miniaturista de las pinturas de Bosch y Bruegel permitieron a Gurvich consentirse el placer por la meticulosidad, el detalle intrincado y el trabajo fino del pincel-una salida del más ancho y grueso, más directo, característico del estilo del Taller." [de Torres, Cecilia. From Constructivism to the fantastic, in José Gurvich Constructive Imagination. Catálogo de la exposición en Americas Society. Nueva York, 2005. Pág. 20. Traducido del inglés]

Gurvich se ha caracterizado por investigar y producir en varias líneas simultáneas.

La exposición cumple el cometido de mostrar el despliegue de ideas, intereses y la solvencia técnica que hizo posible su generosidad en el tratamiento de cada obra y de cada propuesta plástica y su coherente diversidad. La unidad que ha tenido y tiene a Gurvich como eje, en propuestas aparentemente tan disímiles es tan reveladora como fascinante.

De los años sesenta y la explosión de su mundo fantástico hay obras maravillosas, composiciones donde la perspectiva es el infinito de la imaginación, en los cielos poblados, en la sucesión de figuras suspendidas, en el preciosismo del detalle que es riqueza narrativa en todos los casos: Hombre astral en colores puros, 1967. Témpera /papel, 49 x 35 cm.; Composición en azul, 1968. óleo / madera, 40 x 32 cm. Los astronautas, 1968. Óleo / tela, 80 x 100 cm.; Pareja cósmica, 1966. Óleo / tela, 148 x 88 cm. La creación en colores puros, 1968. Témpera / papel, 35 x 53 cm.

Para concluir este recorrido por la obra de este maestro de la plástica latinoamericana, completa la exposición la obra sobre temas bíblicos y judaicos realizada en sus distintos viajes a Israel y la de NY, en sus dos líneas: las obras judaicas, y las composiciones en rojos y naranjas que muestran al Gurvich maduro en toda su plenitud.

 

 

 

     
  Ituzaingó 1377 Plaza Matriz 915 7825 / 712 0512